Hace Siete Años que Murió la Comandante Ramona del EZLN


  1. RT @alan_13oz: A siete años de tu partida, aún te recordamos y tenemos tus ideales con nosotros #EZLN hasta siempre comandanta Ramona! http://pic.twitter.com/2D6NUsoz
  2. Pequeña de estatura, morena como el color de la tierra, ojos de obsidiana, el arma más importante de los zapatistas, el corazón del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)… LaComandanta Ramona, mujer tzotzil, tejedora de historias, soplido del caracol marino, viento que canta y va del centro del universo indígena a los costados del alma planetaria, de la resistencia a la organización, del silencio que habla a la palabra que calla.

    La Comandanta Ramona falleció este 6 de enero y “el mundo perdió a una de esas mujeres que paren nuevos mundos” y México perdió a “una de esas luchadoras que le hace falta”, así lo dijo el subcomandante Marcos en la ciudad de Tonalá, en la zona de la costa chiapaneca cuando se realizaba un encuentro con los pobladores del lugar, pertenecientes al Frente Cívico con la Justicia en las Manos.

    “Hay momentos muy duros como este que les voy a decir ahorita, me acaban de avisar, por eso interrumpimos esto, que la compañera comandanta Ramona murió hoy en la mañana, lo que sabemos es lo que todos saben, la Comandanta Ramona le arrancó diez años a la muerte gracias al apoyo de gente como ustedes.”

    “En este caso es muy difícil hablar pero lo que puedo decir es que el mundo perdió a una de esas mujeres que paren nuevos mundos, México perdió una de esas luchadoras que le hace falta y a nosotros nos arrancaron un pedazo de corazón.”

    El auditorio tonalteco quedó perplejo y la confusión sobre lo que pasaba campeaba. La ruta de la delegación Zero fue modificada y el camino se abrió de vuelta. Todos regresábamos hacia San Cristóbal de las Casas, Chiapas. La Otra Campaña quedó en pausa.

    La muerte de Ramona nos arrancó de golpe un sentimiento de alegría que llevábamos por lo exitoso que está resultando la iniciativa zapatista, pero como lo que somos, soñadores de izquierda, no le tememos a la muerte porque somos viento y Ramona fue fiel a la lucha por la vida y eso es lo que vale, luchar por la vida aunque la muerte algún día nos abrace.

    En la madrugada del primero de enero de 1994, Ramona dirigió las filas insurgentes que tomaron la ciudad de San Cristóbal, símbolo de la soberbia del poder. El fuego que alumbró esa noche no fue la de los fusiles, sino la de la luz que emanaba de los rostros cubiertos por el pasamontañas, el acto de fe, la creencia en cambiar todo, la vida al hilo, el ¡ya basta! que sacudió las conciencias de los pobladores de nuestro México. La insurrección.

    La mujer pequeña de estatura, pero grande ya en la historia nacional, parió aquél día un hijo: Una generación de luchadores sociales que hoy se extiende por todo el territorio, una generación que recoge las enseñanzas del tiempo y modo indígena, un movimiento que a los ratos se ve a los ratos no, pero siempre está.

    En Octubre de 1996, la Comandanta salió de la zona zapatista hacia la ciudad de México para participar en la construcción del Congreso Nacional Indígena (CNI). Ante 100 mil personas congregadas en el Zócalo de la ciudad de México, Ramona habló: “De por sí es muy pequeña nuestra palabra de los zapatistas, pero su paso es muy grande y camina muy lejos y se entra en muchos corazones.”

    En su discurso selló la frase que hiciera grande a la dignidad indígena de nuestro tiempo: “Llegamos hasta aquí para gritar, junto con todos, los ya no, que nunca más un México sin nosotros.

    Hizo un llamado a caminar junto a la lucha indígena. “Hermanos y hermanas mexicanos: “Yo soy la comandante Ramona del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Soy el primero de muchos pasos de los zapatistas al Distrito Federal y a todos los lugares de México. Esperamos que todos ustedes caminen junto a nosotros. Esta es nuestra palabra, hermanas y hermanos mexicanos.”

    Durante doce años, luego del levantamiento, luchó contra la muerte, una muerte que no venía de combates armados, sino del combate a la pobreza, ya que aquí en Chiapas las enfermedades curables llevan el signo del deceso y la sentencia de los cementerios. Pero aún así resistió, anduvo al filo de la muerte, pero siempre con sus bromas como entre los luchadores sociales se habitúa a hacer.

    Ramona impulsó los derechos de las mujeres y fue una de las arquitectas de la Ley Revolucionaria de las Mujeres que a la letra dice: “En su justa lucha por la liberación de nuestro pueblo, el EZLN incorpora a las mujeres en la lucha revolucionaria sin importar su raza, credo, color o filiación política, con el único requisito de hacer suyas las demandas del pueblo explotado y su compromiso a cumplir y hacer cumplir las leyes y reglamentos de la revolución…”

    La dirigente indígena le apostó a la lucha política del zapatismo y la última vez que se le vio públicamente, el 16 de septiembre del año pasado, pronunció unas palabras ante los adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona: “Muy buenas noches compañeros, compañeras, es mi nombre la comandante Ramona, me da mucho gusto que vinieron aquí con mucha gente, mandamos por muchos saludos para que le echemos muchas ganas a trabajar y que trabajemos juntos, es toda mi palabra, gracias…”

    En esa ocasión, cuenta el subcomandante MarcosRamona “ese día de la plenaria, nos dio un bordado que había hecho ella cuando estaba convaleciendo de la operación que le hicieron hace casi 10 años y me la entregó y me dijo que esperaba que la Otra Campaña fuera como ese bordado, eso es lo que tenemos que hacer.”

    Mas
    información en Guernika Explica:

    Twitter: twitter.com/GuernikaExplica.

    Facebook: facebook.com/GuernikaExplica.

    Wordpress: guernikaexplica.wordpress.com.

    Scoop.it: scoop.it/t/guernika-explica.

    Tumblr: guernikaexplica.tumblr.com.

    Fuente de la noticia: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=25243

  3. "El derecho de ser feliz" – Encuentro de las Mujeres Zapatistas con las Mujeres del Mundo
  4. Clínica de la Mujer "Comandanta Ramona", un proyecto de la autonomía zapatista
  5. MariiJessi
    Un 06 de Enero de 2006 Muere “La Comandanta Ramona” Mujer Indígena Tzotzil y Comandante del EZLN de Chiapas Mexico #EsBuenoSaberlo
  6. AlessittaT
    El EZLN no resurgió,siempre estuvo ahí. Comandanta Ramona, Presente. Luchemos con la palabra para defender lo nuestro.
  7. loretitareyes
    RT @Lorena_Kaos: Guerrilleras de las FARC, del EZLN, del PKK…TODAS LLEVAN EL ESPÍRITU DE RAMONA EN LA LUCHA POR LA AUTODETERMINACIÓN
  8. Ignacia013
    RT @Lorena_Kaos: Guerrilleras de las FARC, del EZLN, del PKK…TODAS LLEVAN EL ESPÍRITU DE RAMONA EN LA LUCHA POR LA AUTODETERMINACIÓN
  9. valentin_ac
    Enero 06 2006 Muere la comandante Ramona del EZLN.
  10. arnoldogarcia
    Presente! Comandante Ramona – Remembering EZLN Mayan woman leader (1959–Jan. 6, 2006) ind.pn/106hyNQ | #zapatista #women #Mexico
  11. 2006: Fallece en San Cristóbal de Las Casas, #Chiapas la Comandanta Ramona, destacada representante del EZLN. http://pic.twitter.com/R92zATRw
  12. RT @LibertariusCLA: El Subcomandante Marcos, portavoz EZLN con la Comandanta Ramona, una de las primeras fundadoras del Ejército Zapatista. http://twitpic.com/brzgyo
  13. maxbazan
    Al que salga de la zona se le aplicará la ley” amenazo Emilio Chuayfet cuando la Comandante Ramona EZLN fue al DF al Congreso Indígena (1)”
  14. maxbazan
    a comandante Ramona EZLN salió de Chiapas con pasamontañas y la bandera en todo lo alto,Emilio Chuayfet se tuvo que tragar sus palabras (2)”
  15. thewidowsson777
    RT @REDreziztenCIA: EZLN: Ellos no nos necesitan para fracasar, nosotros no los necesitamos para sobrevivir.: La Comandanta Ramona, … goo.gl/vl1qx
  16. Jacqueline Serrano
    Rebelde hasta la muerte, tenemos mucho q aprender de la comandanta Ramona, una mujer q lucho por su gente y un Mexico mejor Q.P.D…y q siga la lucha. EZLN
  17. Nayely Segundo
    Recordando a la Comandanta Ramona…

    “Aquella noche de octubre de 1996 sus ojitos se cerraban de cansancio. En su pequeña y austera habitación dentro de la catedral de San Cristóbal de las Casas, la comandanta Ramona no entendía por qué había tanta gente afuera vitoreándola, llevándole serenatas y flores toda la noche. “No sé por qué me quieren”, dijo con un tímida sonrisa, sentada a la orilla de una cama individual, apretando entre sus manos morenas una rosa de papel crepé que por la mañana le entregara el subcomandante Marcos en la comunidad de La Realidad, al despedirla.

    Ramona luchó por más de veinte años en las filas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ezln) como parte del Comité Clandestino Revolucionario Indí-gena (ccri), órgano colegiado y supremo de la organización zapatista. Sorprendida, nerviosa, cargando en sus espaldas con la gran responsabilidad de ser la primera za-patista que cruzaba el cerco militar y salía de la zona de conflicto a decir su palabra en la ciudad de México. Ella, solita, ante decenas de miles de indígenas, trabajadores, campesinos, estudiantes y, sobre todo, mujeres del campo y la ciudad que hicieron de ella un símbolo de su propia lucha, un espejo de su propia rebeldía.

    Ramona murió doce años después del levantamiento armado. Justo en un momento en donde toma auge una etapa que ella inició a principios de octubre de 1996. Entonces dijo, soñando, vaticinando, advirtiendo ante un Zócalo repleto: “Soy el primero de muchos pasos de los zapatistas al Distrito federal y a todos los lugares de México”. Después vendrían en efecto muchos pasos: la salida de los 1 111 zapatistas a la ciudad de México en 1997; la Consulta por los Derechos de los Pueblos Indios y por el fin de la Guerra de Exterminio, en la que 5 mil hombres y mujeres zapatistas se desplegaron por todo el país en 1999; finalmente, la Marcha del Color de la Tierra, en la que el subcomandante Marcos y 23 comandantes y comandantas recorrieron 13 entidades de la República para exigir el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés.

    “Esperamos que todos ustedes caminen junto a nosotros. Por eso queremos unir nuestra pequeña voz de zapatistas a la voz grande de todos los que luchan por un México nuevo. Llegamos hasta aquí a gritar, junto con todos, los ya no, que nunca más un México sin nosotros. Eso queremos, un México donde todos tengamos un lugar digno”, dijo Ramona en 1996, y lo repiten diez años después los zapatistas en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y al arranque de la Otra Campaña.

    Ramona representa la coherencia y consecuencia de un movimiento. La perseverancia, la ternura, la furia, la rebeldía permanente. “Para este diálogo nacional vamos a caminar mucho y vamos a dar muchos pasos… pero necesitamos que todos ustedes nos ayuden a caminar a todos los zapatistas, así como me ayudaron a mí a caminar hasta aquí.” Ella, con su voz entrecortada por la enfermedad y su escaso castellano, la que habló de los sueños de los de abajo”.

    – Fragmento de un artículo de Gloria Muñoz Ramírez, Ojarasca de enero de 2006 » bit.ly/VvGVC3
    Omar Manriquez

  18. Lorena Yesenia Castañeda Lopes
    Después de 12 años de inoperancia panista, el país se mueve en varias direcciones al mismo tiempo. El 21 de diciembre de 2012 el EZLN recorrió cinco poblados chiapanecos. Era el fin del B’aktun 13, la cuenta larga de los mayas. Desde un principio, las ruedas calendáricas han marcado la lucha de los nuevos zapatistas. Su alzamiento coincidió con el inicio de un K’atun, periodo de veinte años que termina en 2014.

    Mientras los turistas del “apocalipsis maya” se untaban bloqueador para recibir un baño de sol terminal, los zapatistas desfilaban en silencio, bajo la lluvia, sin armas, cubiertos por pasamontañas. Muchos de ellos eran niños en 1994. Su presencia habla de una comunidad que resiste sin perder la disciplina y mantiene sus demandas a pesar de procurar un relativo ocultamiento durante los últimos cuatro años.

    Al final de la jornada, el subcomandante Marcos envió un mensaje de una hondura que contrasta con la hojarasca verbal de la política en curso: “¿ESCUCHARON? Es el sonido de su mundo derrumbándose. Es el nuestro resurgiendo. El día que fue día, era noche. Y noche será el día que será el día”. La ronda del cosmos afloraba en las calles llovidas.

    Por iniciativa del EZLN, las negociaciones para llegar a los Acuerdos de San Andrés Larráinzar se celebraron en una cancha de basquetbol, versión contemporánea del juego de pelota. Desde el cese al fuego de 1994, su arsenal ha sido simbólico.

    La caravana zapatista de 2001 tuvo como meta la Casa de la Palabra, el Congreso de la Unión. Ahí, la comandante Ramona pidió que los Acuerdos firmados el 16 de febrero de 1996 se convirtieran en ley. Por desgracia, la imponente gestualidad de ese acto no tuvo consecuencias legislativas.

    El compromiso adquirido por el gobierno de Zedillo de modificar la Constitución para garantizar los derechos de los pueblos indios se topó con los legisladores que no aprovecharon la extraordinaria oportunidad de rediseñar el pacto social y optaron por sus interesadas reyertas de siempre.

    Mientras tanto, los zapatistas avanzaron en el ejercicio de la democracia, la justicia, la educación y la salud pública en los municipios donde operan sus Juntas de Buen Gobierno. En condiciones inhóspitas han reformulado la idea de comunidad. Es muy poco lo que la mayoría de los mexicanos saben de ese territorio y lo que de él informan los medios que confunden la solidaridad con el Teletón.

    Luego de años de hostigamiento, la marcha del 21 de diciembre no contó con la indiferencia de la clase política. Varios legisladores exhortaron al gobierno federal a cerrar una herida que lleva 19 años abierta.

    En forma equivocada, aunque con intención benévola, el secretario de Gobernación comentó: “No nos conocen”. El actual gobierno forma parte de los agravios contra los que el EZLN se levantó en armas en 1994. Durante 71 años, el PRI confundió lo público y lo privado, creó una casta que gobernó en la impunidad, frenó el libre juego democrático (incluyendo el fraude electoral que en 1988 llevó a la Presidencia a Salinas de Gortari) y permitió que el país fuera rehén del narcotráfico.

    El PRI no pasó por la autocrítica para recuperar el poder y los Acuerdos de San Andrés no fueron un tema esencial en la campaña de Peña Nieto ni en el Pacto por México. Una vez más, el EZLN lo puso en la mesa.

    El destino, que privilegia la épica, ha dado un giro singular: Paloma Guillén, hermana del subcomandante Marcos, es subsecretaria de Gobernación. Lo diferente nunca es ajeno. ¿Traerá esto una reconciliación nacional?

    A través del personaje del Viejo Antonio, Marcos ha escrito una cosmogonía narrativa. Antonio es un indígena que “se hizo el muerto” en 1994, pero reaparece para liar cigarrillos y narrar el comienzo del mundo. En la “Historia del uno y los todos” cuenta que los primeros dioses eran muy discutidores. Ninguno dejaba hablar al otro. Una madrugada descubrieron que había que callar para oír a los demás: “Y así vieron los más primeros dioses que el uno es necesario, que es necesario para aprender y para trabajar y para vivir y para amar. Pero vieron también que el uno no es suficiente. Vieron que se necesitan los todos y sólo los todos son suficientes para echar a andar el mundo”.

    En el Popol-Vuh, dos hermanos viajan al inframundo para resolver dualidades en pugna; en el juego de pelota encaran las rondas del bien y el mal, el día y la noche, lo masculino y lo femenino.

    A comienzos del B’aktun 14, Marcos está en la selva y su hermana en Gobernación. Tamaulipas, el estado donde nacieron, ha sido arrasado por la violencia. Habitan un país roto y son diferentes. ¿Hay un punto de reunión en su camino? Las leyes no se promulgan para los que ya están de acuerdo, sino para dirimir desacuerdos.

    Los zapatistas recorrieron las calles el último día de la cuenta larga de los mayas. En sus pasos resonaban las palabras de Juan Rulfo: “¿Qué es eso?/ ¿Qué es qué?/ Eso. El ruido ese/ Es el silencio”.

    ¿Escucharon?

    Los hermanos, el uno y el todos, se pueden encontrar.

  19. Tonatiuh Indignado
    6 de Enero; Aniversario Luctuoso de la Comandanta Ramona… Un año antes del levantamiento del Ejército Zapatista, la Comandanta Ramona encabezó, junto con la mayor Ana María, una consulta sobre los derechos de las mujeres en las comunidades bajo control del EZLN, de la que salió la Ley Revolucionaria de las Mujeres, que refrenda, entre otros puntos, los derechos de este sector a participar en la lucha insurgente, así como en materia laboral, reproductiva, educativa y de salud.
  20. El Subversivo #132
    La Comandanta Ramona (Chiapas; 1959 – San Cristobal de las Casas; 6 de enero de 2006) fue una mujer tzotzil y comandante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional de Chiapas, México, que falleció el 6 de enero de 2006 a causa de cáncer en el riñón. El término “comandanta”, si bien no es usado en español, sí era el nombre de su cargo en el EZLN, para referirse a ella en particular.

    Fue una de las representantes más destacadas del EZLN durante los primeros años de vida pública del movimiento.

    wikipedia.org

  21. Ruja Karrera
    TODOS SOMOS …COMANDANTA RAMONA!!…..onore al comandante dell ezln RAMONA!!!…TU VIDA POR LA LIBERTAD!!
  22. Alejandro Augusto González Vázquez
    RIP Comandante Ramona. Jamás olvidaremos tus acciones y tu persona. ¡Viva el EZLN, la lucha sigue y sigue!
  23. Kilian Benítez
    Comandanta Ramona EZLN, qué mujer es más bonita que la que entrega su vida a la lucha por la igualdad.
  24. Para Saber Mas:

Anuncios

Un pensamiento en “Hace Siete Años que Murió la Comandante Ramona del EZLN

  1. Pingback: Hace Siete Años que Murió la Comandante Ramona del EZLN | Guernika Explica | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s